Miguel Lifschitz
Responsive image

Lifschitz presentó el proyecto del acueducto que llevará agua potable a San Lorenzo

“Son obras que cambian la historia de los pueblos”, afirmó el gobernador de Santa Fe. Beneficiará a 47 mil sanlorencinos y tendrá una inversión de 372 millones de pesos
22.02.2017 El gobernador Miguel Lifschitz, presentó este miércoles el proyecto para la construcción de un acueducto que permitirá suministrar agua potable a 47 mil vecinos de San Lorenzo, que será licitado a través de Aguas Santafesinas en las próximas semanas, con financiamiento del Estado nacional, por un monto de $ 372.095.206,68.

“Siempre es grato anunciar una nueva obra, y más cuando se trata de aquellas que cambian radicalmente la historia de los pueblos, que mejoran notablemente las condiciones de vida, que ofrecen otras posibilidades y oportunidades para promover el desarrollo de las ciudades”, afirmó el gobernador durante la presentación del proyecto de la obra junto al intendente Leonardo Raimundo, el senador departamental, Armando Traferri, el ministro de Infraestructura y Transporte, José León Garibay, y el presidente de Aguas Santafesinas, Sebastián Bonet.

“El agua potable es un servicio básico para las poblaciones y parece mentira que una provincia con 800 kilómetros de costa sobre el río, tenga tantas localidades sin agua potable en cantidad y calidad suficientes”, reconoció Lifschitz. “Hoy hay una política de Estado en Santa Fe que empezó con una ley en 2006 y luego con un Plan Estratégico de construcción de acueductos y con las primeras grandes obras. Hoy podemos materializar este proyecto porque ya está construida y funcionando la planta potabilizadora en Granadero Baigorria, porque tenemos agua potabilizada en cantidad excedente para poder brindarle agua a la localidad de San Lorenzo y porque además aspiramos a que este proyecto de construcción de acueductos continúe en los próximos años, no sólo en mi gestión sino en las próximas, porque es de largo plazo”.

En referencia al proyecto del acueducto San Lorenzo, el gobernador recordó que “el proyecto estaba preparado, e incluso teníamos la decisión política, que habíamos conversado con el intendente y el senador, para financiarlo con recursos propios, y surgió la posibilidad de firmar un acuerdo con el gobierno nacional poder financiarlo y a partir de allí contar con los fondos para poder llevarlo adelante, acelerar los plazos y ponerlo rápidamente en marcha”.

En otro tramo de su discurso, Lifschitz destacó que se están haciendo “más de mil obras en todo el territorio provincial; algunas más grandes que esta y otras más pequeñas, pero no hay un pueblo, una ciudad, un departamento donde no estemos haciendo importantes obras de infraestructura para las rutas, los caminos rurales, para llevar agua, para la defensa contra inundaciones, para desagües, para la educación, para la cultura, para salud pública, para la seguridad, para la justicia”.

“Esto es posible porque hacer porque hay voluntad política, porque hay decisión, porque hay ideas claras de dónde están las prioridades, porque hay transparencia a la hora de administrar los recursos públicos, porque hay consenso político para saber por dónde avanzar y nos ha permitido aprobar una ley para el financiamiento de obras, porque hemos logrado un diálogo con el gobierno nacional, que más allá de las diferencias políticas, busca priorizar los temas que le interesan a los santafesinos”, remarcó.

LA OBRA
El proyecto que saldrá a licitación en próximos días contempla la impulsión desde la cisterna semienterrada de almacenamiento de 5.000 m3 de Capitán Bermúdez hasta la cisterna del nuevo centro de distribución de San Lorenzo, mediante un acueducto de hierro dúctil de 600mm de diámetro y 10.600m de longitud.

El presupuesto oficial de la obra es de $372.095.206,68 y tiene un plazo de ejecución de 18 meses. El nuevo Centro de Distribución San Lorenzo de agua potable se localizará en un predio de 5.000m2, ubicado en calle República de Brasil entre Bv. A. Vacis e Intendente H. Curioni, que fue cedido por la Municipalidad. La construcción del acueducto a San Lorenzo hará posible que 47.000 vecinos de esa ciudad reciban por primera vez en su historia agua potabilizada proveniente del río Paraná.

CALIDAD Y CANTIDAD
La construcción del acueducto a San Lorenzo hará posible que 47.000 vecinos de esa ciudad reciban por primera vez en su historia agua potabilizada proveniente del río Paraná.

Desde el origen del servicio en la década del 1950, San Lorenzo fue surtida a través de la explotación de un acuífero subterráneo.
Años atrás se procedió a desafectar algunas perforaciones y se construyeron dos campos de captación más alejados de la ciudad, el campo Norte que conduce sus aguas al tanque elevado, y el campo - acueducto Sur que alimenta la red en forma directa.

Las zonas aptas para construir nuevas perforaciones se encuentran muy limitadas y la capacidad de construir pozos de desalinización se encuentra a su vez limitada por la capacidad de transporte que tienen los desagües en los cuales descargan. Esta situación dificulta la capacidad de producción mediante perforaciones.

La puesta en marcha en 2015 por parte de la provincia de la planta potabilizadora del Acueducto Gran Rosario (Acgro) –la segunda en 130 años de historia del servicio en la región-, habilitó la posibilidad de incorporar a San Lorenzo como localidad servida por el moderno establecimiento ubicado en Granadero Baigorria.

Para ello se aprovechará el acueducto existente que lleva agua desde la Planta del Acgro hasta Capitán Bermúdez y desde allí se llevará el agua hasta el establecimiento de Distribución San Lorenzo.

Actualmente Capitán Bermúdez cuenta con una cisterna de 5.000 m3 que es alimentada desde Rosario a través de una cañería de 600 mm de diámetro de 5 km de longitud.

Dicha cañería es abastecida desde septiembre de 2015 por la nueva planta potabilizadora ubicada en Granadero Baigorria.